Moneyball: Más que números en el béisbol, una nueva forma de hacer negocios.

Billy Beane, GM de los Atléticos de Oakland

En ocasión del estreno de la película Moneyball en Latinoamérica, muchos se estarán preguntando por el origen de esta historia basada en hechos reales, la cual ha sido titulada en español como «El Juego de la Fortuna». Los trailers de esta película pueden dar la impresión de que la misma es dirigida exclusivamente a los fanáticos del béisbol, algo que no es del todo cierto. En el caso de Moneyball, el béisbol no es más que el carruaje utilizado para transportar un mensaje sobre cómo se deben explotar oportunidades que otros no ven o subestiman. La trama se enfoca en las estrategias utilizadas por Billy Beane, gerente general de los Atléticos de Oakland, para conformar un equipo competitivo con un presupuesto mucho más limitado que el de sus competidores, todo esto a través del análisis de estadísticas avanzadas. Es una película de cómo se puede ser exitoso a pesar de los limites y de la falta de recursos en el competitivo mundo de los negocios.

La misma es inspirada en el libro “Moneyball: El arte de ganar un juego injusto”, de la autoría de Michael Lewis. Este último es un escritor de fama mundial, autor de numerosos best sellers, entre estos The Blind Side y The Big Short, enfocados mayormente en el área de negocios y en ineficiencias de mercados. En base a esto no nos extraña el hecho de que Lewis escribiera sobre la forma de cómo se manejaba el béisbol a principios de siglo, la cual no distaba mucho de la forma imperante del siglo anterior. En resumen, Lewis nos describe la manera de cómo un negocio multimillonario como el béisbol, basaba decisiones de suma importancia como la escogencia y contratación de los jugadores, en una plétora de conceptos infundados y sumamente subjetivos.

La historia se centra en la persona de Billy Beane, un ex jugador de béisbol que en su juventud contaba con todas las características veneradas por los equipos de Grandes Ligas, y quien estaba proyectado a ser un excelente jugador con grandes chances de triunfar. Beane no logró cumplir las expectativas fijadas en él y decidió por dedicarse a la parte administrativa del juego, solicitando en aquel entonces al gerente general Sandy Alderson, un puesto de oficina con el equipo. Beane, quien comenzó como un simple scout de avanzada, ascendió rápidamente en el escalafón gerencial de la franquicia, logrando alcanzar la posición de Gerente General. A diferencia de las múltiples predicciones de éxito con las que contaba cuando joven, no muchos le auguraban el éxito a Beane en esta posición.

Al encontrarse al frente de un equipo de mercado pequeño como los Atléticos de Oakland, Beane tenía la difícil tarea de estructurar un equipo competitivo con los escasos recursos del equipo. Seguir la filosofía de contratación de equipos con presupuestos cuatro veces mayor que el suyo le daba pocos chances de ser exitoso, ya que estos equipos podían gastar grandes sumas de dinero en los jugadores de renombre disponibles en el mercado. Sus opciones, al igual que las de cualquier otra persona que se encuentra compitiendo contra empresas de un amplio capital, se limitaban a la de permanecer conservador y conformarse con al menos tener un equipo que no se situara en el sótano de su división, o arriesgarse a nadar en contra de la corriente, aplicando una estrategia jamás antes intentada por nadie en el negocio.

Beane se hizo asistir de jóvenes brillantes como Paul DePodesta (Peter Brand en la película) y J.P. Ricciardi, para determinar mediante una innovadora corriente de análisis, conocida como sabermetría, cuáles factores contribuían más a ganar juegos, y cuáles jugadores estaban subestimados en base a los indicadores resultantes. En vez de estudiar la capacidad atlética de los jugadores o de seguir ciegamente más de cien años de conceptos infundados, Beane se enfocó en explotar los errores de sus competidores aplicando análisis estadísticos, económicos, financieros y de riesgo, herramientas que quizás irían más acorde a un profesional del área bursátil que del área del deporte.

Aunque la ineficiencia de mercados es uno de los mensajes más importantes de la película, la enseñanza principal de Moneyball lo es la dificultad para las personas de cuestionarse sobre la viabilidad y lógica de conceptos arraigados en los negocios. Este enfoque es el que autores como Lewis, Malcom Gladwell  y Nassim Taleb, tratan de cuestionar mediante el razonamiento de que tanto en la vida, como en los negocios, nada sigue un trayecto seguro o lineal. Algo que pudo haber sido exitoso hace 100 años, puede que sea obsoleto hoy en día. Moneyball básicamente nos invita a hacernos la siguiente pregunta: Si no lo estábamos haciendo de esta manera hasta ahora, ¿podría ser factible hacerlo así hoy en día? Cualquier gerente, director, o dueño de negocio debe hacerse esta pregunta frecuentemente para ver si su estrategia está a la par con el mercado y con la época. Esta fue la pregunta que se hizo Billy Beane al tomar el mando de los Atléticos, y sin dudas le pagó grandes dividendos como nos enseña Moneyball.

Francisco Merejo es co-fundador de sabermetrico.com. Puedes seguirlo en twitter en @fcomerejo. Igualmente puedes mantenerte al tanto del mundo de la sabermetría en @sabermetrico

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

Esta entrada fue publicada en Historia, Negocios, Sabermetría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Moneyball: Más que números en el béisbol, una nueva forma de hacer negocios.

  1. Oscar Barrera dijo:

    La pelicula es muy buena, desgraciadamente en mi pais se le toma mas atencion a deportes como el futbol, no digo que este mal pues todos los deportes son buenos y tienen su manera apasionante de ser, pero a los mexicanos nos ha dado mas jugadores en el extrajenro el beisbol, ademas de que se puede decir que tenemos una de las mejores 15 ligas del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *