¿Quién debe clasificar por el comodín?

Como diría el inmortal de Cooperstown Yogi Berra, “el juego no se acaba hasta que no termina”. Hace un mes parecía que este “yogismo” no tendría efecto alguno ya que las ventajas en las divisiones y por el liderato de los wild card de ambas ligas se consideraban de cierta forma definidos. Los Yankees y Medias Rojas peleaban por el liderato del Este de la Americana con una ventaja de 6.5 juegos sobre los Rays de Tampa, mientras que los Tigres de Detroit comenzaban a alejarse de los Indios de Cleveland.  Quizás la batalla más reñida de la Americana se encontraba en la División Oeste donde la ventaja de los Rancheros era de sólo 2 juegos sobre los Angelinos de Los Ángeles.

En tanto, en la Liga Nacional la ventaja de los Phillies era de 6 juegos sobre los Bravos de Atlanta, quienes  a su vez comandaban el Wild Card del viejo circuito, mientras que los Cerveceros alcanzaban la ventaja más grande la Central al alejarse a 10.5 juegos sobre los Cardenales. Por otro lado las sorprendentes Diamantinas de Arizona mantenían a raya a los alicaídos Gigantes de San Francisco. Todo parecía indicar un Septiembre sin complicaciones.

Hoy día 28 de Septiembre, la realidad es otra. Tanto los Bravos como los Medias Rojas han visto desvanecer cómodas ventajas y se encuentran batallando frente a los Cardenales y Rays de Tampa por un pase a la postemporada. Muchos dirán que la caída de ambos equipos se debe a un descenso en la ofensiva (en el caso de los Bravos cuentan con el tercer peor wOBA de las mayores en el mes de Septiembre con .289) o de su pitcheo (los Medias Rojas tienen el tercer peor FIP de la liga con 4.62). Otros culparan al mal manejo de Fredi Gonzalez del joven relevo de los Bravos (tanto Venters como Kimbrel han superado las 70 apariciones en su primera temporada) o que los Medias Rojas no han contado con el bate oportuno de Adrian González en la parte final de la temporada.

Ahora bien, si tuviéramos que predecir quiénes pasaran a la postemporada, ¿qué métrica nos podría ayudar? Aunque como dicen por ahí, “un juego lo gana cualquiera” podríamos analizar la expectativa de ganados y perdidos de los equipos contendientes para ver cuáles de ellos merecen pasar a la postemporada y quienes podrían quedarse cortos . Para este tipo de proyecciones Bill James desarrolló la proyección pitagórica de Ganados – Perdidos (o en inglés  Pythagorean Win Loss). La misma tiene como objetivo determinar cuál sería el porcentaje de ganados y perdidos de un equipo en base a las carreras anotadas y permitidas, y la cual viene dada por la formula siguiente:

W-L % = Carreras Anotadas^2/Carreras Anotadas^2 + Carreras Permitidas^2

Si se realiza esta fórmula para un equipo que anote la misma cantidad de carreras que las que permita a lo largo de una temporada, el resultado deberá ser 0.500, dando al traste con un record similar de ganados y perdidos. Dicha fórmula fue luego mejorada por los sabermétricos Davyd Smith y US Patriot quienes buscaron un exponente que les permitiera obtener más exactitud en cuanto a los resultados. Para esto igualaron el exponente a X en la formula de James, siendo X= (Total de Carreras Anotadas + Total de Carreras Permitidas)/( Cantidad de Juegos)^0.285. Dicha fórmula, con el exponente de Smith y Patriot, es la usada actualmente por la página de estadísticas Baseball Reference.

Después de este breve preámbulo podríamos ver cuál es la proyección al día de hoy del record de ganados y perdidos para los equipos que se encuentran en contienda, a saber:

Si nos fijamos en el cuadro anterior, los Yankees son el equipo que tiene una diferencia mayor entre su proyección y su actual record de ganados y perdidos, indicándonos que los Yankees merecen su puesto en el tope de la Liga Americana. Por otro lado notamos que los Medias Rojas, le sigue con 4 juegos por debajo de su proyección, lo que puede indicarnos que la baja de los Medias Rojas puede haber venido acompañada con cierta mala suerte en cuanto a la distribución de carreras anotadas y permitidas en el último mes. Igualmente podemos notar que el record de Tampa Bay y su proyección es de sólo un partido, encuentrándose por debajo de Boston en su proyección por 3 juegos. En cuanto a la Liga Nacional, vemos que los Phillies tienen una sorprendente proyección de 103 juegos ganados en la temporada según su cantidad de carreras anotadas y permitidas, lo cual pudo verse de cierta manera afectada por la racha de 8 derrotas consecutivas a mitad de Septiembre. En cuanto a los equipos que pelean el comodín en la Nacional, vemos que San Luis proyecta un mejor record que los Bravos por 2 victorias.

En este sentido, si tuviéramos que predecir en base a la proyección pitagórica, diríamos que San Luis y Boston deben clasificar como comodines para la postemporada y Yankees y Phillies deben alcanzar la Serie Mundial. Ahora bien, estas proyecciones nos sirven solamente para determinar el record de un equipo a lo largo de una temporada completa, y no en unos cuantos juegos como los que nos restan en esta etapa. Recuerden que en la pelota nada está escrito y el juego no se acaba hasta que no termina.

Francisco Merejo es co-fundador de sabermetrico.com. Puedes seguirlo en twitter en @fcomerejo. Igualmente puedes mantenerte al tanto del mundo de la sabermetría en @sabermetrico

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

Esta entrada fue publicada en Sabermetría, Tutorial y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *