¿Cuánto vale el record de cuadrangulares de Barry Bonds?

En días recientes, mientras manejaba por las calles de Santo Domingo, me encontré con un humilde vehículo que anunciaba los servicios de un plomero (fontanero) que se hacía llamar el “Agente 755”. No sé si esto sea algo común, pero en mi caso los números usualmente los relaciono con algún objeto o con alguna persona. Así es pues que el anuncio del Agente 755 me trajo a la mente la bizarra imagen de Hank Aaron debajo de un fregadero. ¡Qué mente más retorcida tengo!

Pero lo interesante de todo esto no fue para mí lo del plomero jonronero, sino que en ese momento fallé en acordarme del actual record de cuadrangulares. No estoy hablando de que no me acordaba de Barry Bonds, ni de la imagen de éste levantando las manos luego de conectar un aldabonazo por el jardín derecho del AT&T Park. A lo que me refiero es que en ese preciso momento, por mi cabeza pasaron imágenes de tuberías, alicates, llaves grifa y alcantarillados, pero nunca la imagen de Bonds (aunque algunos podrían decir que la imagen del alcantarillado fue una asociación).  Y es que a pesar de mi anormal costumbre de ligar números con imágenes extrañas, Bonds y su record de jonrones no me traía a la mente cifra alguna. ¿Serian 762 o 766, o quizás 780? Para serles sincero, en ese instante no tenía la más mínima idea.

Es curioso como todos tenemos cierta memoria ilustrativa en cuanto a ciertas marcas en el béisbol.  Por ejemplo si nos mencionan el número 56, inmediatamente nos acordamos de Dimaggio rompiendo un cartel con la racha de partidos conectando de hit. En el caso del 4256, nos recuerda a Pete Rose aguerridamente lanzándose de cabeza en la tercera base, mientras que el 61 nos recuerda a un tímido Maris recibiendo la pelota del cuadrangular histórico de manos de un fanático. Pero me atrevería asegurar que muy pocos de ustedes cuenta con una imagen o recuerdo del 762 de Bonds (así es, 762 es el número de cuadrangulares de Bonds; no nieguen que les evité la visita por Baseball-Reference).

Todo este fontanero preámbulo nos lleva a la reciente noticia de la suma que pagarán los Ángeles de Anaheim a Albert Pujols en caso de que rompa la marca de cuadrangulares de Bonds. Según nos informa Jon Heyman de CBS Sports, el contrato de Pujols incluye un incentivo de 7 millones de dólares por romper la marca histórica de cuadrangulares. En un principio me encontré dicho incentivo sumamente bajo para una marca de esta magnitud y más aún si se toma en cuenta el hecho de que el equipo californiano está dispuesto a pagar (en el mejor de los casos) 30 millones de dólares por un bateador designado en el 2021. Pero en ese justo momento recordé al Agente 755 en su humilde transporte anunciando servicios de plomería y me acordé de la cifra que para mí si tenía un significado hasta hace unos días. Si Bonds no hubiera roto la marca de Aaron, quizás el incentivo de 7 millones estaría justificado. Pero, ¿qué valor histórico le dan los fanáticos a la marca de Bonds?

No digo que Bonds no merece ostentar la marca de cuadrangulares, ni nada por el estilo, ya que ese no es el punto de este artículo. Lo que digo es que en nuestra memoria histórica, el record de Bonds, por “x” o por “y” razón, no tiene el valor que tiene la marca de Aaron. De seguro Anaheim le sacará ventaja en beneficios mercadotécnicos a un posible record de cuadrangulares de Pujols, y de seguro lo haga muy por encima de los 7 millones, pero para muchos fanáticos del béisbol, la actual marca de cuadrangulares no tiene ese precio.

Pero para ser sincero, quizás yo no sea el más indicado para decirle qué vale o no vale 7 millones de dólares en estos tiempos, pero lo que si les puedo asegurar es que si «googlean»  – Home Run 755, Bonds, Plomero -, encontrarán algo que al menos para mí, no tiene precio.

Francisco Merejo es co-fundador de sabermetrico.com. Puedes seguirlo en twitter en @fcomerejo. Igualmente puedes mantenerte al tanto del mundo de la sabermetría en @sabermetrico

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *