La clave de la durabilidad de Raúl Valdés.

El lanzador abridor cubano Raúl Valdés viene de completar quizás una de las temporadas más impresionantes para pitcher alguno en la Liga Dominicana. Prueba de esto es que durante el Round Robin, Valdés generó una efectividad de 1.08 y un FIP de 2.20, logrando ponchar 26, y caminar sólo 5 bateadores en 33 entradas y un tercio. Valdés continúo su dominio en una serie final que se extendió a 9 juegos, al lanzar 21 entradas y un tercio, ponchar a 27 y otorgar sólo 6 bases por bolas, con una microscópica efectividad de 1.27 y un FIP de 1.69. Lo verdaderamente sorprendente de esta actuación es que Valdés acumuló la mayor parte de estos números lanzando con 2 días de descanso y acumulando más de 110 lanzamientos por salida. Esta muestra de durabilidad, combinada con un dominio total de la oposición, ha asombrado a muchos en vista de que en la actualidad los lanzadores abridores no están acostumbrados a esta carga de trabajo, y mucho menos a obtener desempeños de esta naturaleza. Por lo que cabe preguntarse, ¿Cuál ha sido la clave para Raúl Valdés?

Es percepción de muchos que un lanzador cubano como Valdés, aparte de tener una caterva de lanzamientos rompientes en su arsenal, deba ser un pitcher que acumule muchos innings. Esta apreciación básicamente tiene su origen en el desempeño de Liván y el Duque Hernández en el béisbol de  Grandes Ligas.  Si nos vamos a los años de Valdés en la Liga Cubana, vemos que éste cumple con las características del “típico lanzador cubano” al promediar 24 salidas y 162 entradas lanzadas jugando para el equipo Havana. Ahora bien, desde su firma como agente libre en el 2006 con los Cubs de Chicago, Valdés no ha tenido una temporada de más de 100 entradas lanzadas, siendo su mayor cantidad los 98 innings y dos tercios lanzados para el equipo de Triple A Iowa. Primordialmente Valdés ha sido utilizado en rol de relevo y sólo ha tenido una actuación prolongada en cuanto a cantidad de lanzamientos en un partido, lanzando 97 pitcheos contra los Nacionales de Washington el 2 de Octubre del 2010. Quizás la respuesta a la capacidad de Valdés de lanzar muchos lanzamientos con pocos días de descanso no pueda ser analizada desde el punto de vista de los innings lanzados en Liga Menor y Grandes Ligas, sino tal vez en los tipos de lanzamientos que realiza.

Si observamos cuidadosamente los lanzamientos de Raúl Valdez podemos notar algo sumamente inusual en estos. Según el Pitch FX de Fangraphs, Valdés cuenta con una recta que promedia las 87 millas, una curva que se sitúa entre 75 y 77 millas y un cambio entre 74 y 79 millas. Lo atípico no se encuentra en los diferentes lanzamientos que utiliza Valdés ni en las velocidades de los mismos, sino en el movimiento que experimentan en su trayectoria, conforme podemos observar en el siguiente cuadro:

Básicamente el cuadro anterior nos muestra cuál es el movimiento horizontal y vertical que desarrollan los lanzamientos de Valdés. Por ejemplo en el caso de la Recta de 4 Costuras, nos indica que ésta se mueve unas 8.5 pulgadas horizontalmente hacia la derecha (desde la óptica del cátcher) y unas 8.8 pulgadas verticalmente hacia arriba (obviamente si tomamos en cuenta la gravedad, un lanzamiento no puede experimentar un ascenso aunque la óptica nos pueda indicar lo contrario como en este caso, pero ya eso será tema de otro artículo). Lo inusual de este recuadro es que la recta de 4 costuras de Valdés tiene un movimiento horizontal de 8 pulgadas alejándose de los bateadores derechos. Siendo Valdés un lanzador zurdo, este tipo de lanzamientos se asemejaría más a una recta de 2 costuras, cuya característica es un movimiento horizontal tardío en su trayectoria al plato, y no a una recta de 4 costuras, la cual usualmente no experimenta una desviación tan marcada en su trayectoria. ¿Estará Fangraphs equivocado en catalogar una recta de 2 costuras como una recta de 4 costuras? Para saber esto, podemos recurrir al trabajo realizado por Harry Pavlidis y Dan Brooks en BrooksBaseball.net y hardballtimes.com y constatar la naturaleza real de este misterioso lanzamiento.

En este cuadro podemos observar que en realidad el misterioso lanzamiento no es una recta ni de 4 ni de 2 costuras sino un sinker que  Valdés lanza a 87 millas por hora. Igualmente podemos notar que el movimiento horizontal de este sinker es de unas 10.7 pulgadas alejándose del bateador derecho y que tiene un movimiento vertical negativo, lo que implica que este lanzamiento tiende a bajar al final de su trayectoria. Si tomamos en cuenta que el sinker es uno de los lanzamientos rompientes que menos estrés ocasiona en la mecánica de un lanzador y el hecho de que Valdés recurre a este en un 56% de las ocasiones,  no nos sorprendería que el lanzador cubano deba a su sinker su capacidad de lanzar copiosamente con pocos días de descanso con tanta efectividad.

Francisco Merejo es co-fundador de sabermetrico.com. Puedes seguirlo en twitter en @fcomerejo. Igualmente puedes mantenerte al tanto del mundo de la sabermetría en @sabermetrico.

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

Esta entrada fue publicada en Liga Dominicana (LIDOM), Sabermetría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La clave de la durabilidad de Raúl Valdés.

  1. Tadeo Varela dijo:

    impresionante!…. Aqui en Venezuela tambien lo recordamos bastante, en la famosa final Caracas-Magallanes de la 2009-2010 traido como importacion fue el pilar principal del pitcheo turco al no permitir carrera en 2 juegos a los Leones. De haberla ganado el Magallanes, el hubiera sido el MVP

  2. Igual hubiera pasado en RD en caso de las Aguilas Cibaeñas haber ganado el Torneo.

  3. José Bautista dijo:

    Raul Valdez es un extraordinario lanzador que sabes pitchear, tanto frente a lbateadores zurdos como a derechos.Creo que tiene las herramientas para triunfar en Grandes Ligas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *